¿Un Vermut? ¡Sí, por favor!

Por | 1 agosto, 2016 | 0 comentarios

vermut

En Barcelona, el Vermut es rojo, seco y siempre viene acompañado por un buen puñado de hielo y una deliciosa “oliva”. Seguramente si has dado un paseo por la ciudad condal habrás notado la gran afición que hay en la ciudad por ésta bebida. Las terrazas se llenan de sonrisas compartiendo tapas tras unas rondas de vermuts y es que aunque no es una bebida nueva, desde hace unos años los barceloneses se han vuelto a enamorar del sabor amargo de Vermut y ya es un invitado de honor en la mayoría de los eventos más cool de la Barcelona. Una moda que parece que ha venido para quedarse y de la que nosotros no podemos estar más contentos. Su intenso sabor y poca nivel alcohólico, la hacen perfecta para disfrutar de un aperitivo antes de cualquier comida y cena, o para un tentempié a media tarde. Te recomendamos que lo pruebes acompañado de una buena selección de latas –sí latas, has leído bien, pero no unas cualquiera- ya que son el complemento perfecto para picar mientras charlas o simplemente quieres bajar el ritmo. En España y Portugal la tradición de comer conservas se ha ido extendiendo desde los años 70 hasta adquirir, en algunos casos, el estatus de lujo. Gracias a la gran variedad de marcas y productos, en la actualidad es una de las comidas de moda ya que son muy apreciadas por su calidad y sabor. Una combinación que ha sacudido el Mercado y que resulta irresistible. Espinaler Además de las conservas, el compañero perfecto del vermut es la Salsa Espinaler, una mezcla de vinagre, pimentón rojo, pimiento y distintas especias que con el paso de los años, la han hecho reconocida en toda España, ¡deliciosa! En Barcelona encontramos algunos establecimientos especializados en ésta bebida como el Bormuth, Lata-Berna o Senyor Vermut; menús especiales en restaurantes como en nuestro Zinc-Bar  y marcas de Vermut que sólo podrás encontrar aquí: Casa Mariol. Nosotros de momento te recomendamos bajar a nuestro restaurante, degustar el rico menú vermut, o mejor, sube a la Terrassa, disfruta de las vistas y relájate vermut en mano, en tus manos queda no caer en la tentación de pedir otro.

Categorías: Barcelona

Deja un comentario

Su dirección de e-mail no será publicada. Los campos obligatorios se indican con*

*