X

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.

Estoy de acuerdo Más información
23 Jan 2020 18:41 POR KATJA Y ANTOINE

El secreto del pan artesano

No es tan común como pueda parecer encontrar un pan de calidad que reúna todos los requisitos que esperan los amantes de este alimento básico. Incluso en Barcelona, ciudad donde se ha experimentado un crecimiento exponencial de las panaderías en los últimos años.

 

Para dar con aquellos rincones con obrador propio y pan de calidad, la “Ruta del Bon Pà” es un buen recurso. En su selección sólo se incluyen aquellas panaderías artesanales de Barcelona cuyos productos alcanzan la mejor puntuación por su vista, corteza, miga, sabor y aroma. Si los encuentras, hazte con ellos porque son la crême de la crême.

 

Uno de ellos es, sin duda, el mítico y familiar Forn de Sant Josep, regentado por Emili Feliu, cuarta generación de panaderos de la familia. Su producto se ofrece diariamente en las mesas de Villa Emilia, a quien surte desde hace ya casi una década. “Apenas llevaban unos meses abierto cuando empezamos a surtirles y desde entonces cada día les hacemos llegar, recién salido del horno, pan rústico normal y de cereales, además de moldes de pan integral y de espelta”, comenta Feliu.

Su excepcional trabajo no sólo figura en todas las ediciones de la Ruta del Bon Pà sino que ha recibido también la l’Espiga d’Or en 2017, un premio que reconoce no sólo la calidad sino la difusión del buen pan que han hecho a los largo del año, y el premio al Mejor Pan de Sant Jordi 2018, por su exquisito pan con nueces, sobrasada y queso emmental que, una vez cocido, muestra los colores de la señera. 

 

Feliu defiende el buen hacer de los panaderos de Barcelona, una ciudad a donde llegan aficionados al pan desde otros países siguiendo rutas con los mejores establecimientos. Ahora las harinas son de mejor calidad y los sistemas de refrigeración facilitan mucho el trabajo, comenta, además de que cada vez son más los obradores que apuestan por trabajar con masas madre.

 

El Villa Emilia es un enclave idóneo para saborear algunos de sus mejores panes al ritmo suave de la música. Pero siempre puedes dar un salto y conocer en directo el horno en su barrio del Eixample (C/ Roger de Llúria, 98) de donde salen deliciosos panes vieneses, de espinacas, de cebolla, de queso, panes biológicos, frutos secos e incluso de chocolate.

 

Sin olvidar el clásico pan rústico de toda la vida, el preferido de los clientes y del propio Feliu, según reconoce, hecho con harina molida a la piedra y masa madre natural. “Somos una tienda con obrador propio donde nos gusta respetar el trabajo artesano de toda la vida. Y esperamos seguir siendo referente en este sentido”.

x

Ventajas de reservar con nosotros

Mejor precio garantizado

Reserva a través de nuestra página web y consigue el mejor precio para tu estancia.

Late check out

Haz el check out de tu habitación hasta una hora más tarde, a las 13h.

MINIBAR GRATUITO

Minibar gratuito durante toda su estancia

Tea break gratis

Disfruta de un te, un café o lo que prefieras junto con unas pastas a media tarde.